sábado, 19 de marzo de 2011

...Pablo Casas Padilla......siempre en el recuerdo de los criollos....

...don Pablo Casas Padilla.....(abajo) lado izquierdo...
..Zoraida Arias Vásquez " Reina y señora de la difusión criolla"...
…..Pablo Casas Padilla……..siempre en el recuerdo de los criollos ..…

En el año 2008, la comunicadora y estudiosa de nuestro acervo musical criollo doña Zoraida Arias Vásquez, escribió un articulo en la que  resumía la biografía de nuestro siempre recordado compositor, don PABLO CASAS PADILLA (13.03.12/ 16.01.77), aquel que fuera señalado como su  reemplazante, nada menos que por el propio Maestro don FELIPE PINGLO ALVA, el más grande compositor nacional  de todos los tiempos  don FELIPE PINGLO ALVA, según referencias que hemos  heredado los criollos de ahora.
La historia también nos dice,  que don Pablo al igual que Pinglo como vates de pueblo , eran acérrimos  hinchas del Alianza Lima y la versión que hemos venido recogiendo de cuando  el Maestro Pinglo denominó a Pablo Casas Padilla como su sucesor, la recibimos también previo ron,   del desaparecido colega  Alberto Romero y porque no decirlo también, de   otras   anécdotas  por  parte de  los hijos políticos de don Pablo,  los criollazos de la nueva generación,  Pablito (Percusionista), Jorge Laynez y el “Zurdo” Herrera, ambos guitarristas.
Este  articulo de la colega Zoraida Arias, es merecedor de tenerse  en consideración, porque en una de sus líneas se señala,  que en casi todas las  grabaciones del  valse  titulado “OLGA” de la autoría  de Pablo Casas,  la letra se canta incorrectamente  y se interpreta  erróneamente diciendo…. "nunca quise yo creer que fueras tan capaz de hacerme padecer, tu mala canallada con otro igual a ti la tendrás que pagar", cuando lo correcto, y sin animo de crear polémica alguna, es…. "nunca quise yo creer que tu fueras capaz de hacer tanto sufrir, tu indigna pincelada con uno igual a ti la puedes tú pagar".
Estos cambios impensados desde todo punto de vista, (y al no ser el único caso dentro de algunos temas  criollos),  merece ser de conocimiento de las nuevas generaciones de amantes de lo nuestro,   para que se interprete tal y como fue ideado por el autor, y además porque la historia es la historia, y hay que saber  transmitirla correctamente.

El artículo de Zoraida Arias Vásquez titulado….“PABLO CASAS PADILLA….eres  mi ídolo” dice así :


Olvidado por nuestras autoridades, al igual que muchos criollos, el gran compositor peruano, Pablo Casas Padilla, terminó sus días sin que le reconozcan su maravillosa obra. Solamente recibía una pensión del estado que alcanzaba para lo esencial... sus valses son himnos al amor, sus letras muy sencillas y cautivadoras tocan las fibras más íntimas de nuestro ser. Con ustedes, la vida y obra de un gran Maestro: "Pablo Casas Padilla".
Don Pablo Casas Padilla un día confesó a la revista Caretas: "YO HAGO MIS CANCIONES AL COMPÁS DE UN SENTIMIENTO", tratando de explicar la hondura de su obra, de esa bella y copiosa obra que lo metió en el corazón de su Pueblo y lo ascendió a la cumbre de la inmortalidad. Porque como todos sabemos, una oración traduce un pensamiento y una canción un sentimiento.
Su nombre completo es don Pedro Pablo Casas Padilla, un obrero textil nacido el 13 de Marzo de 1912 en el jirón Huari (calle Acequión ) de los Barrios Altos donde vivió, padeció, jaraneó, se multiplicó y murió bajo el mismo cielo y vecindad, aromada de criollismo, que lo hizo otro bardo inmortal, don Julio Felipe Federico Pinglo Alva, que lo antecedió. Un derrame cerebral le quebró el hilo de su existencia a los 65 años, el 16 de marzo de 1977 en el Hospital Santo Toribio de Mogrovejo, en el jirón Ancash del mismo Barrios Altos. Sus padres fueron don Lucio Casas Ramos y doña Aguedita Padilla Mendoza.
 Considerado como el mejor dúo de la música criolla, Oscar Avilés y Arturo "zambo" Cavero, le cantan el memorable vals "Olga", al maestro Casas.
Se recuerda de su figura que fue un zambito quimboso, con bigotito a lo Chaplín, bajito de estatura lo que nos permite decir que hubo hombres más altos pero no más grandes que él. Casas no solo fue un talento al que Dios dotó de dones que enriquecen las mentes y las almas, sino que alcanzó el difícil privilegio de genio creador, porque, afirmamos, Pablo Casas fue uno y no se pareció a ninguno.
Decimos esto porque todos los compositores, sin excepción, son discutidos en su originalidad menos el. Al revés, otros lo copiaron, pero él nunca se quejó. Sólo con mucha grandeza de alma le preguntó a uno de sus plagiadores: " Oye Víctor, Yo compongo igual a ti ò tu compones igual que yo?
La poesía de Pablo no fue culta ni cultivada, menos academicista o elaborada, porque no tuvo mucho calor de aula ni de carpeta, solo fue graduado en la universidad de la vida, así que diremos que fue prístina porque en ella, desnuda con crudeza y belleza lo que conoció y palpitó en sus anocheceres y amaneceres de su vida bohemia.
Su verso popular y sentido fue acompañado de una melodía y armonía inéditas que definieron su personalidad, al punto de ser estimado "padre del sincopado", es decir, de aquel toque que distingue a los Barrios Altos de los demás barrios, consistente en un "fuera de tiempo", donde las notas fuertes pueden ser débiles y viceversa .El "León del Norte", Panchito Jiménez nos trae ahora, otros vals inolvidable de Pablo Casas, su título "Juanita".
El estilo de Casas fue seguido por Ernesto "El Chino" Soto, Amador Paredes "Parrita", Miguel "El Cholo" Cabrejos, por mencionar a algunos. Al respecto cabe apuntar que algunos entendidos niegan musicalmente el fenómeno del sincopado, sin embargo al preguntársele al maestro Carlos Hayre dijo retratando el asunto: "La música de Pablo Casas se puede escribir, pero es muy difícil". Con eso retrata lo personal que fue y lo inconfundible que llegó a ser don Pablo Casas.
Todos lo recuerdan al Maestro por su andar lento y su verbo pausado, decente y docente, lo que poco afinaba con su cualidad de padre prolífico, pues sus esposas Justina Estrella, Anita Arroyo y Luz Navarro le dieron nada menos que 16 hijos en total. Y quienes tuvieron la suerte de su amistad saben que desde su cuna hasta su tumba siempre fue hermano de la pobreza y de la dignidad, un devoto de la amistad y de la modestia, del respeto al prójimo y poseedor de un excelso humanitarismo. Esa fue su doctrina, su religión de hombre bueno, de hombre honrado.
Su inclinación por la música tuvo un paralelo con la de Pinglo, ambos se iniciaron sacándole notas al "rondín" (armónica) nutridos por el venero de la Retretas (conciertos populares amenizados por Bandas de músicos) escuchadas en la Plaza Raymondi (hoy Plaza Italia), y luego rasgando uno con la zurda y otro con la diestra sus amadas guitarras. Según los que escucharon a los dos como instrumentistas sostienen que Pablo fue mejor que Felipe. Cantando sí que no había ninguna diferencia, ambos fueron regulares, mejor dicho no eran buenos. En cambio creando letra y música, es decir, poesía y melodía, uno y otro fueron inmensos, significando una fuente inagotable y por siempre viviente de la canción popular costeña, dejando un valioso legado a la canción ciudadana.
Y con esto concluyo éste breve paralelismo, porque al final ambos fueron distintos, uno cultor del empirismo donde el conocimiento humano se basa en la experiencia, el otro con arte alquimista, y aunque uno fue una luz y otro también, ambos iluminaron distinto por su clara individualidad. Pero ya que hablamos de todo esto, permítanme contarles lo que me contaron y otros ojos vieron. Año 1935. Existía casi un millón de limeños pero Dios quiso juntar solo a dos... El, los imantó y ellos se empatizarón.
Calle Leticia a dos cuadras de la Alameda Grau. Allí ensayaba el Trío Abancay con Pablo Casas y César Santa Cruz en las guitarras y José "Paquete" Moreno Alarcón en la voz, este un criollo de antología y entrañable amigo de Felipe Pinglo a quien invitó para que les enseñara algunas de sus lindas canciones. Antes de iniciar el ensayo y cuando el cuadro estaba alineado, Felipe le pidió su guitarra a Pablo y cambiándola de ristre a la zurda, entonó "Olga" y "Mal Proceder, temas de Pablo Casas que recién lo conocía y fuertemente impresionado trabó una histórica amistad convertida a la par en una mutua admiración. Y siguió el ensayo.
A ese gran criollo que se nos fue, don Alberto Romero, "Romerito" del Centro Musical "Callao", el propio Casas le contó lo siguiente : "Pinglo yacía enfermo internado en el Hospital Dos de mayo y fue a visitarlo, formando la "cola" de amigos que desfilaban para saludarlo y cuando llegó su turno, Felipe se reincorporó al distinguirlo y codeando a la gruesa morena que con una gasa le secaba la transpiración y con un algodón le humedecía los labios, le dijo : "El, es".
 Esta, llamó a Pablo y sacando debajo de la almohada el Semanario CASCABEL le mostró el único reportaje que se le hiciera en vida, escrito por el periodista Juan Francisco Castillo, donde lo consagraba como su sucesor. Corría el año 36. Poco después dejó de existir Felipe Pinglo en su casa de la Calle Paruro.
"Don Pablo Casas Padilla era un hombre extremadamente sentimental, enamorado, un ser que desbordaba de amor, que no podía contener tanto cariño en su pecho, por eso hizo un derroche y tuvo que compartirlo aunque muchas veces sin la suerte que merecía su vida ejemplar. De allí sus innumerables valses con nombre de mujer, tantos que dijeron podría "llenar una guía telefónica".
Citemos algunos : ANITA, el más popular, inspirado en su idolatrada esposa Anita Arroyo en una tímida confesión de amor culminada en una esperanza de triunfal felicidad, valse que durante más de sesenta años ha servido para unir tantas vidas.
JUANITA, cuya musa fue la hermana del castañuelista Pedrito Torres "Verija" de Fiesta Criolla es un desgarrador adiós a su idolatrada y a su hijita que quedaba solita en este mundo cruel.
LUZ, inspirado en su segunda esposa Luz Navarro con su "Luz de mi alma, eres luz de mi vivir".
DORA, "te idolatro hasta lo infinito".
Y en esa apología a la mujer bonita, femenina que es DIGNA, " por doquier que vayas y alguien te mire se quede extasiado sin poder hablar"... y sigue, “Teresita” "tus mejillas están húmedas por las lágrimas brotadas de tu noble corazón".ROSA, "eres la flor primorosa por tu candor".
EMMA, LUCY, TERNURA, "mi pasión es tan intensa por su hermosura", hasta llegar a su reflexivo NATALIA, "modérate mujer no degeneres así en el engaño", entre otros. Los Scaglia Avilès, cantan a Pablo Casas, sus valses "Olga" y "Juanita".
"OLGA" merece un punto aparte pues Ricardo "Curro" Carrera y Oscar Avilès al grabar el valse dicen "nunca quise yo creer que fueras tan capaz de hacerme padecer, tu MALA CANALLADA con otro igual a ti la tendrás que pagar", cambiando la letra de Pablo Casas que canta "nunca quise yo creer que tu fueras capaz de hacer tanto sufrir, tu INDIGNA PINCELADA con uno igual a ti la puedes tú pagar", es decir, no existe aquello de tu mala canallada en la letra original del valse que deja mal parado al autor.
Pero ya que hablamos de mujeres seria injusta si no relieváramos a la que don Pablo Casas quiso más en la vida, por ser la más fiel, por su sensibilidad, por su comprensión. Claro, nos referimos a su eterna compañera, su GUITARRA: "Yo que te llevo conmigo dentro de lo más profundo, tu que me ayudaste a hacerle un verso a mi amada o para cantarle a la vida de toda su adversidad, guitarra tu eres la diosa de la musicalidad".
Para qué más ...Siempre coronado por las espinas de la pobreza, amigo, apóstol, poeta y músico don Pablo recreaba vocablos como amigalidad, humillez, hesitación (este resaltando la duda en el amor).Ahí están sus temas "Hesitación", "Hesitado Amor", "Falsía de Mujer", "Falso Cariño", "Ególatra", "Ironía"(dura y cruel es la ironía has lacerado mi fiel cariño) , "Mujer Descontrolada", su eterno "Mal Proceder"(confiado en tu cariño mantuve mi amor y fe perversa fuiste siempre por tu mal proceder), "Por culpa del Autor", y aquello del hijo espurio (ahora quedas destrozado transformado en inhumano al saber que ella te negó), "Desengaño", "Esperaré", "Sin Consuelo", "Por Coquetear", "Tiempos Pasados", "Humillado" (su primer valse) y otros conmovedores enjuiciamientos de la vida dichos con sinceridad.
A propósito, también tiene temas muy singulares: "Optimo"(quebrantar mi óptimo quieren, para así lacerar mi alma).  Tendremos la dicha de escuchar éste vals, sacado de un disco de carbón. Es una verdadera joya del criollismo y lo cantan Los Embajadores Criollos.
 "Niño sin Suerte" que relata su juventud. "Sueño de Amor" ( único onírico ) y "Dos contra el Mundo" que une tres generaciones, siendo "Humanidad" de una admirable profundidad, "nadie me conduele en mi desventura por la mucha falta de humanidad".
Precisamente en este último valse refiere con extrema sencillez "no soy un entendido en filosofía ni tengo el alcance que muchos tendrán", y sin embargo fue capaz de hacer un valse de la dimensión de "VIDA", inalcanzable en la historia de nuestra música popular. En realidad su tema cumbre. El texto íntegro está esculpido en el Mausoleo que el pueblo le erigió en la avenida principal del cementerio El Ángel. Pablo Casas cantaba ese tema balbuceando y nunca lo terminaba porque el llanto se lo impedía y quedaba hundido en su guitarra como si ambos fueran una sola persona. Y es que este valse es su propia vivencia.
El, personifica a la Vida como una hermosa y mala mujer que lo mantuvo siempre sumido en la miseria como una de sus "viles distracciones", a la que con dignidad de hombre limpio y probo, desafía en su poder y su maldad diciéndole que nunca la pobreza lo hará cometer un delito al punto de enrrostrarle "¿ yo delinquir ?, eso jamás, mejor morir" y terminar así con el verdugo de su existencia, Pablo vale oro.
Don Pablo Casas como Pinglo también fue un aliancista hasta las lágrimas y le cantó a Alejandro Villanueva por ser su amigo fiel "de nuevo se ensaña el destino con su hazaña infame la vida arrancó, del amigo noble un balompedista la máxima estrella del fútbol local". Y le cantó a ese altar del criollismo que fue su ESQUINA INOLVIDABLE, la Peña Giuffra "de una bohemia eres el epicentro de todo buen cantor".
Y como rúbrica de su bella y trascendente obra está su DESCANSO ETERNO dedicado a la muerte del gran Felipe Pinglo "ya no podremos oir lo más criollo, tampoco a quien pedirle una lección de aquellos valses que llegaron al alma dejando remembranzas, toda una eternidad".

ZORAIDA ARIAS VASQUEZ

1 comentario:

Pacho dijo...

que buena cantidad de "nutrientes" nos alcanzan para ntra.incipiente educacion literaria y artistica. continuare siendo un afanoso lector de sus articulos muy completos, de ntra. musica criolla.