lunes, 24 de octubre de 2011

...Changó en mi recuerdo...


…Changó en el recuerdo de su amo…

¿Creíste  que me había olvidado de ti no, querido loquito? que hace un año dejaste de ladrar y te marchaste de mi vida? no querido perrito- no apreciado Changó- te equivocaste porque   ese 28 de octubre a las seis y veinte de la tarde me brindaste  una lección de vida o de muerte- no se como decirlo -  por la forma como te despediste  de este mundo. Tu  sabias que yo tenía que ir a cargar al viejo, tu bien lo sabías, yo ya  estaba listo para salir a cumplir con mi fe, ya estaba debidamente enternado y con mi capote en la mano, sin embargo tú, como diciéndome jódete, te despediste de la vida mirándome  con tus ojos llorosos, luego los cerraste  y expiraste en mis brazos, dejándome perplejo, atónito.
Changó, ¿sabias  acaso, que tu muerte me marcó  de por vida por la forma como te despediste de la tierra ?¿ porque esperaste ese día, y esa hora ?, tu mirada me dijo -ahora me muero y te quedas frente a mi  cadáver  llorando  un rato- pero no fue así loquito , te pelaste , yo tenía que cumplir con mi Señor, pero te debo decir que me descuadraste todito, no fue lo mismo cargar ese 28, me jaqueaste , me jodiste lo que quedaba del día y su futuro , porque con tu inolvidable despedida marcaste honda huella en  tu amo, en  tu mamá Martha y en  tus hermanas  Patricia y Marthita quienes fueron las que te enterraron horas después.
A un año de tu muerte, todos en casa extrañamos tus fuertes ladridos, que permitían que  tu mamá y hermanas   sepan que  a una cuadra de distancia  ya me estaba  aproximando  a Pichincha, tus orejotas cual antenas cartilaginosas detectaban mis cercanos pasos y tus  sonoros y alegres  guaguaus despertaban a los vecinos- pendejo, mosca-  ya  sabías que llegaba, abandonabas la  cuna  de tu cuarto y me esperabas detrás de  la puerta con tu inquieta cola esperando que meta la llave ,  como diciéndome por fin  llegaste huevón, no te han asaltado,  no podía dormir  pensando en que algo te podía haber pasado-  y continuabas  moviéndome  la cola.  Eso extraño loquito, esa película me pasa por la cabeza, la tengo profundamente grabada.
Este 28,  a un año de tu partida añorado  perro, bien denominado el mejor amigo del hombre , te digo que te recuerdo  como mierda, fuiste parte de mis sesenta y seis  años, tu compañía de los últimos ocho años fueron bien bacanes, los juegos que hacíamos y la  torpeza propia de tu peso y raza eran para matarse de risa, y así nos divertíamos en casa , saltabas y ladrabas como loco porque sabías que nos estábamos vacilando de ti, esos juegos los extrañamos loquito, todos nos acostumbramos a ellos,  tan es así que ya no queremos tener más animales en casa, porque después  se sufre , para animales solamente yo a decir  de Martha mamá, ya  no más perritos, ya no mas amigos del alma , ahora solo deseo repetir lo que escribí  hace una año,  que tu estimado Changó  ya querías descansar en paz ,    tu reflexión canina me   indicaba el ya no causarme molestias,  que deseabas  evitarme el  cotidiano  trajín de las caminatas que diariamente efectuábamos, que querías morir ,   así lo entendí y respete tu decisión de desertar. Siempre te recordaremos Changó querido, parece que no has muerto para nosotros.
 

Tu amo.







2 comentarios:

Germán Súnico Bazán dijo...

Comprendo hermano Kike
comprendo, muy bien tu pena,
al recordar la partida
de "Changó" tu gran chochera.
Se del vacío del alma
que estas maskotas nos dejan.
Tu sabes tuve a mi "Koka",
fue la perrita más bella,
nos acompañó trece años
como si fuera hija nuestra.
Por eso Kike comparto
con Uds., vuestra pena.
Sólo pido al Padre Eterno
muy juntito a él los tenga,
a mi "Koka" y a "Changó".
Y los bendiga...Así Sea.
Germán Súnico

Germán Súnico Bazán dijo...

Comprendo hermano Kike
comprendo, muy bien tu pena,
al recordar la partida
de "Changó" tu gran chochera.
Se del vacío del alma
que estas maskotas nos dejan.
Tu sabes tuve a mi "Koka",
fue la perrita más bella,
nos acompañó trece años
como si fuera hija nuestra.
Por eso Kike comparto
con Uds., vuestra pena.
Sólo pido al Padre Eterno
muy juntito a él los tenga,
a mi "Koka" y a "Changó".
Y los bendiga...Así Sea.
Germán Súnico